El Triste Espacio En Que No Estás.

Cuando era chico el abuelo de un amigo mío nos conto una historia interesante de cuando él se ganaba la vida de chofer en la Habana capitalista. Ya ese abuelo dejo de existir hace algún tiempo , muchos otros veranos han pasado pero esa historia peculiar siempre se quedo en mi cabeza rondando quizás para comparar la realidad más adelante.
En sus recorridos por la Habana nocturna recogía muchos extranjeros, muchos de ellos ebrios y ricos que andaban despilfarrando el dinero en comidas, alcohol y mujeres de la vida, no recuerda que fueran insistentes los Cubanos con los extranjeros en ese tiempo, ellos iban y venían y las niñas lindas eran nuestras, después de una ardua noche de trabajo tenia para poder brindarle a mis novias , cualquier cosa que se me ocurriera, decía el anciano, evocando lo que llamó épocas de gloria.
Durante mis años de juventud nunca tuve que ofrecerle a mis novias, más que amor y las limosnas de algún familiar que me daría para compartir la dicha de tomar un refresco con burbujas o un pastelillo de los buenos.
Las cifras de mujeres y hombres que han hecho vida fuera de Cuba con extranjeros se disparo para nunca bajar luego del 1989, las lindas mujeres de ambiciosos ojos dejaron nuestra tierra y nuestros corazones rotos para buscar mejor vida, una perdida que fue provocada por la pobreza de alma que se formo con el ridículo y absurdo gobierno comunista.
Para apoyar mi juicio sobre el sistema implantado por comunistas en mi patria , esa patria que ellos quieren disfrazar de una única ideología, se desmiembra en pedazos aquí en el exilio, en esta otra orilla donde similares han reconstruido sus vidas y ya el Cubano o hijo de Cubano se apropia de la cultura que quedo para consumir de lo nuestro. Tengo una amiga nacida aquí que no quiere saber de otros hombres que no sean Cubanos, así como otros Cubanos que no quieren saber de otras mujeres que no tengan el sentir y el sabor de la mujer Cubana.
Hay de todo en esta viña lejana pero hoy quiero celebrar específicamente por la re-organización de un sentimiento de pertenencia que trasciende cualquier disparate político o geográfico. Que sigan saliendo Cubanos y Cubanas que aquí en esta orilla se seguirán unificando.
“El triste espacio que no estás, ese tiempo que pasa lento sin ti
Cuantos cuentos tendre que oir, tendre que decir
El triste espacio en que no estás, el tiempo que quiero olvidar
No quiero predecir el tiempo , no quiero pensar lo que harás
Pero sé muy bien que seremos , se muy bien donde estaremos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s