La noble idea de casa para todos, catapultó la industria inmobiliaria creando una especulación sobre hechos artificiales de ofertas de créditos respaldado  por las aseguradoras del gobierno, si un pobre ciudadano no clasificaba para comprar una propiedad, automáticamente de alguna manera se le acomodaba préstamo bajo el respaldo federal. Luego de la venida de la crisis el gobierno bajo el mando de Bush rescato la banca, remunerando la perdida de las ganancias de los Bancos privados y pasando el mando al partido opuesto con abultado gasto, sin embargo no se perdonaron los prestamos imprudentes que hoy por hoy son objetivo de defensa en el 99% de los casos individuales de bancarrota.

El cambio de moneda Cubana es una medida de iguales fines especulativos, a falta de inversionistas fuertes y constantes el Gobierno Cubano intenta revitalizar la mira de los avaros que no resistirán la tentación de invertir en un paraíso fiscal como lo es Cuba, banca que no supervisa nadie salvo para saldar multas a  chivos expiatorios  convenientemente seleccionados, el cambio de moneda pudo darse hace mucho tiempo atrás cuando Clinton y sus afabilidades de entonces con el caso Cubano, pero para aquel entonces no existía ni remotamente intenciones de vender carros, casas y mucho menos de negocios por cuenta propia.

La sociedad Cubana esta pariendo consumistas serios, los nuevos empresarios salidos del ejército militar o popular van alcanzando nuevos niveles que ameritan más cambios, estos cambios tienen que estar respaldado por inversiones fuertes en distribución e infra estructura y es precisamente la especulación una estrategia aprendida del capitalismo salvaje.

O es que se nos olvido ya la especulación de este mismo gobierno cuando el Oro y la plata en los noventa, precisamente en medio de la necesidad, fue la estrategia de exprimir vastas dinastías de joyas, oro, plata y cerámica histórica, convirtiendo así a toda Cuba en vitrinas vacías de carne barata.

Irremediablemente el próximo cambio de moneda en Cuba alista un sector reducido de nuevos ricos y una proliferación acelerada de muchos pobres, nada distinto a lo que sucede en cualquier país del mundo, pero ciertamente contradice el espíritu de rebeldía de 54 años que entonces habrían pasado por el umbral del olvido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s